Tras rodar una escena para una productora (que ha fecha de hoy no ha publicado aún la escena, pero lo hará probablemente en los próximos meses o años), nos dejamos hacer unas fotografías por el director de la misma. Algo tierno y divertido en pleno contraste con lo dura de la escena. Una forma de contra poner la ficción con la realidad.