No es necesaria una historia de amor para sentir el vacío de la despedida. Esta sesión de fotos fue realizada unas horas antes de que Dmitry Osten regresara a su país tras pasar unos días inolvidables en Madrid.