En la habitación 1007 se hospedan dos tíos. Ambos se dedican al porno gay, acostumbrados a que alguien les indique qué hacer, en que postura ponerse y cuando correrse. ¿Como podemos acercarnos a la intimidad cuando hay una tercera persona observando, cortando, y dirigiendo? En esta escena he querido que entre los actores y el espectador no haya intermediario que distorsionara lo que se grabó.

Puedes crear gratuitamente un perfil en www.kedoya.org y recibirás un mensaje privado el día del estreno para ver/descargar la escena sin coste alguno.